España 10 - Tahiti 0 Copa Confederaciones 2013

Nunca una goleada tan abultada estaba tan escrita. En Maracaná, escenario grandioso, Tahití, un rival muy pequeño, se llevó un saco repleto de goles. España no abusó, pero los tantos llegaron como consecuencia natural de la situación. No hizo falta forzar la máquina ni jugar con el cuchillo entre los dientes. La Roja jugó al fútbol sin prisa y los tantos fueron llegando como pasan los días.